Un resumen de mis orígenes

Las primeras vivencias de una persona marcan para siempre su paso por este mundo. Influyen de manera decisiva en el pensamiento, en la manera de afrontar los problemas, en las actitudes, etc. Solo puedo estar agradecido y orgulloso de haber crecido en un pueblo tan agradable y completo como Alcázar de San Juan.

Más aún puedo estarlo de mi familia. En especial, a la manera en la que desde muy pequeño me enseñaron a hacer las cosas. De alguna manera, que solo pasados muchos años entendí, conseguían que sacase lo mejor de mí, y que fuera consciente de lo que realmente importaba en cada momento.

Valores como el esfuerzo, el ahorro o la humildad me llevo de mi infancia, con momentos muy felices y algunos duros, como el trabajo en el campo.

En la próxima entrada me sumergiré en lo que plasmó todo lo descrito en algo que me acompañaría toda mi vida: el ajedrez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *