Las matemáticas son algo muy especial. Es el pilar fundamental de la realidad, su lenguaje, su raíz. Amadas por unos, odiadas por otros, pero de todos es sabido que grandes avances tecnológicos se basan en un mayor conocimiento de esta fascinante rama.

ESTALMAT tenía y tiene como objetivo potenciar esta inteligencia lógico-matemática de jóvenes, mediante actividades de distinta naturaleza, muy interesantes conferencias e incluso campamentos. Llegaría a Ciudad Real en 2012, es decir, cuando cumplí 13 añitos.

De pequeño las mates siempre me gustaron, y nunca tuve problemas con ellas. Mi abuelo me llevaba a pasear y le leía las matrículas de los coches, calculaba el cambio en el supermercado cuando iba con mi madre…

Un amigo y yo fuimos a las pruebas de selección del proyecto a Ciudad Real. Nos animó nuestro profesor de matemáticas de entonces, sabedor de que el proyecto acababa de llegar a nuestra región. Se trataba de un examen de 5 preguntas, de las cuales me acuerdo muy vagamente, pero que ponían a prueba la capacidad de razonar y resolver problemas. En este enlace se pueden ver algunas pruebas de otros años y otras comunidades.

Ejemplo de problema en la prueba de selección, prueba Andalucía 2010

Tras hacer la prueba, nos llamaron por teléfono tanto a mi amigo como a mí de que nos habían seleccionado, y además otro colega ajedrecista también lo logró. Hubo una jornada de puertas abiertas y comenzamos a ir cada sábado mañana a Ciudad Real para recibir una clase de matemáticas diferente, interactiva, ademá de algún que otro campamento de 2-3 días con actividades muy interesantes.

Calendario ESTALMAT 2012-2014. Encontrar esto es desbloquear un montón de recuerdos.

En 2013, nuestro profesor nos reunió en algunas horas de otras clases que él tenía libres, para preparar la Olimpiada que tendría lugar a finales del año escolar de 2013. Resolvíamos problemas de otros años, nos planteaba ejercicios aplicados, etc. Conseguí entonces el segundo lugar en esa Olimpiada a nivel provincial, clasificándome para una regional en la que no tuve el mismo éxito, pero significó otra experiencia muy positiva.

En los dos últimos años de la ESO bajé el ritmo y me centré un poco más en el ajedrez, pero cada sábado se iban turnando los papás de los tres amigos para que nosotros podamos disfrutar de otra clase matemática. Cada año íbamos viendo cosas más avanzadas, ya que en el clase normal también íbamos aprendiendo más matemáticas. ESTALMAT se prolongó hasta primero de bachillerato.

Calendario 2015/2016

El balance final: Una gran experiencia, muchos conocimientos adquiridos, cantidad de habilidades desarrolladas, y un grupo de amigos que aún a día de hoy mantenemos un contacto activo. Agradezco enormemente a los organizadores de este proyecto, forman parte así de lo que soy hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *