Inglaterra, nueva evolución

.

.

.

.

.

.

.

.

Esta entrada es muy especial. No es una entrada de un proyecto personal, es la narración de una nueva etapa de mi vida, posibilitada por el buen trabajo llevado a cabo en la relación laboral entre la ingeniería Itera, la OEM Aston Martin y el trabajador, yo.

Sin embargo, la aventura en el trabajo tendrá otro post más específico. Ahora sólo será uno de los factores de la ecuación, ya que vamos a sumergirnos en el cambio de vida que esta mudanza implicó.

1. La previa

2. El viaje

3. La adaptación inconsciente

4 La asimilación

5. La adaptación consciente

6. El año venidero

1. LA PREVIA

Aunque se anunció la posibilidad de este puesto algún mes antes, en noviembre del 2022 se oficializó. Y ya que tenía claro que era lo correcto, comencé los preparativos.

Sin embargo, estos preparativos tuvieron como objetivo asegurar la supervivencia, y recopilar todo lo que me podrá hacer falta que no merecerá la pena comprar allí. Se basaron en la visita en octubre y en lo que todo el mundo conoce de Inglaterra.

Por ejemplo: comprar regalos, preparar material deportivo (tablero de ajedrez o raqueta de tenis), u organizarme los viajes, ya que debí desplazar todas las cosas de Valencia a mi pueblo para pasar las navidades.

Esto significa que no conocía ni mi ciudad, ni las carreteras, ni la forma de vida de allí… La razón es porque, una vez habiéndome cubierto en lo básico, el resto sucederá allí de manera natural; es para mí mucho peor la carga mental que puede suponer intentar hacerse ideas. Además, todo esto dará lugar a experiencias y anécdotas tal y como este cambio merece llevar consigo.

2. EL VIAJE

Con todo listo, el 7 de enero subí a un chico en Blablacar para amenizar el viaje, e hicimos marcha. De camino a Santander donde se coge el ferry, se me anunció que la salida del mismo se retrasaba un día. Pero tras pasarlo, fui al puerto, subí el coche español y comenzaron las 30 horas de viaje.

Esperando en el puerto dentro del coche

El ferry fue una experiencia nueva y única. No pude ir a cenar por los movimientos del barco, ya que me mareaban. Pero por suerte, compré previsiones, y pude dormir gran parte del trayecto.

Al bajar, sabía que me esperaba otro viaje peculiar: 3 horitas hacia el norte de Gran Bretaña, con un coche LHD conduciendo por la izquierda. Conduciendo con precaución se tarda poco en pillar el truco, y lo recuerdo como muy tranquilo.

Lo más destacable fue la radio. Me parecieron mejores que las españolas (quizá por la novedad); no obstante, me costaba entender las conversaciones entre canciones. Ello constituyó la primera experiencia puramente británica del año.

Por último, al llegar, localicé mi nueva casa y el casero me explicó lo básico, todo esto a las 23:00h a poquitos grados centígrados. Cené como pude, coloqué lo justo y lo más difícil estaba hecho, a día 10 de enero.

3. LA ADAPTACIÓN INCONSCIENTE

Los primeros días evidentemente se centraron en lo esencial: ordenar mis cosas, buscar sitios esenciales como supermercados, gimnasio y club de ajedrez; y acostumbrarme al nuevo trabajo.

También tenía en mente grandes objetivos que esta experiencia iba a facilitar conseguir, debido a suponer un nuevo comienzo. Se trata de los siguientes:

– Retomar completamente el gimnasio

– Potenciar mi inglés lo máximo posible

– Progresar en el trabajo lo máximo posible

Comer más sano y aprender a cocinar

Mejorar mi ajedrez

Aunque luego, evidentemente, surgirían más, tales como el tenis o el francés.

Con ello, comencé a construir mi nueva vida, en gran parte inconscientemente. Además fui notando las diferencias entre España e Inglaterra. Algunas de ellas, a parte del idioma, son:

– La inferior cultura a la comida; mientras que en España se come bien tanto fuera como dentro, allí la comida no es una prioridad, digámoslo así…

– La educación de la sociedad inglesa: da la sensación de que la gente allí es más tolerante, están acostumbrados a la inmigración y les gusta ayudar a los demás. Por ejemplo se ve en la carretera, cuando dejan salir a la gente de algún parking o calle secundaria.
Sin embargo, tienden a ser menos cercanos que los latinos.

– El gusto por los coches es evidente, y se ve más facilidad para montar una empresa. Aunque inmigrar ahora es evidentemente más complicado.

Caffeine and Machine, Stratford-upon-Avon.
Se trata de un pub donde la gente queda y expone sus coches clásicos y de lujo.

Es importante descacar que en este momento el trabajo ocupaba gran parte de mi mente, lo cual ralentizó la llegada de la siguiente fase. Veámosla.

4. LA ASIMILACIÓN

En la asimilación, me replanteo poco a poco si lo que estoy haciendo en mi día a día en cuanto a mis objetivos, lo estoy haciendo de la mejor manera posible.

Estas etapas tienen límites difusos y dependen mucho del objetivo en cuestión. Así que, con ello en mente, voy a dar algunos ejemplos y trataré de recopilar el aprendizaje conseguido sobre mí mismo, y mejorarlo en la adaptación consciente.

– El gimnasio se veía afectado por mi energía al final del día, y por una dificultad de mantener motivación.

– Con respecto al inglés, veía algún programa de la BBC y me leí algún libro de Harry Potter. Aunque también duró poco debido a que no era lo más práctico ni entretenido para mí.

– Progresar en el trabajo sucedía de manera natural, ya que es lo primero.

Comer mejor fue un fracaso. Comencé utilizando Gousto, una empresa mediante la cual puedes seleccionar platos, y te dan semanalmente los ingredientes y la receta para prepararlos. Sin embargo, al cabo de algunas semanas se convirtió más bien en una carga, ya que había ido muy deprisa con este objetivo.

– En ajedrez, resumiendo, estaba con las primeras clases particulares y jugando las ligas locales. Lo primero acabó rápido debido a esa falta de motivación y energía; y lo segundo permaneció fácilmente ya que es jugar y socializar, algo básico.

A medida que el año iba avanzando, fui dándome cuenta de estos problemas que me impedían avanzar. Ello fue gracias al tiempo, pero también sobre todo por la ayuda de los demás y por esforzarme en sacar estos temas algo personales. Esto es algo que históricamente siempre me ha costado mucho.

Una vez «asimilados» los problemas, es hora de replantearse cosas.

5. LA ADAPTACIÓN CONSCIENTE

Creo que un gran punto de inflexión fueron las vacaciones de verano. Visitar primero mi pueblo, Valencia de nuevo, Galicia y el País Vasco; trabajar de nuevo una semanita y volver a irme a Portugal; y todo ello compartido con distintos amigos y amigas, me hizo desconectar y ver las cosas desde fuera.

Esto, por ejemplo, es San Sebastián. Tenía un rollazo. En la imagen de en medio, veía un alfil.

También fue muy importante que el trabajo iba siendo cada vez más estable y automático, ya que al principio era muy exigente: horas extra, gran volumen de tareas…

De este modo saqué intencionadamente unas conclusiones importantes que me ayudarían a verdaderamente propulsar mi progreso en los objetivos:

· Mantener la motivación: Es el combustible de todo. Fue esencial el obligarme mentalmente a recordar por qué hacía cada cosa.
Por ejemplo: ¿Por qué voy al gimnasio? Porque quiero tener la mejor versión posible de mi cuerpo, y presente = futuro.

· Mente fría: Saber poner las cosas en perspectiva, y minimizar el impacto de los días malos.

· Aumentar la vida social. Es necesario para que todo funcione rodearme de personas correctas. Fue muy importante construir círculos de amigos ingleses y de españoles para todo tipo de planes y conversaciones interesantes y productivas.
Además, en varias ocasiones amigos cercanos vinieron a visitarme. Verlos en mi nuevo lugar de residencia, me hace muy feliz.

· Repartir sabiamente la energía y perder la cabeza con cosas que realmente no son prioritarias, para que haya hueco para todo. Es importante ya que durante el día nos apetece hacer actividades de distinta naturaleza.

Por ejemplo, al trabajar sentado la mayor parte del tiempo, apetece más hacer deporte por la tarde, con lo cual hay que saber incentivar las actividades de pensar en días de diario.
Sin embargo, en días de fin de semana tiendo a apalancarme y no hacer gran cosa, con lo cual hacer planes como quedar con algún amigo para jugar al tenis era muy conveniente ya que rompía la barrera para hacer ejercicio y disfrutarlo también.

Hablando de tenis; gracias a esto también retomé por un lado este deporte, el cual me está abriendo un montón de posibilidades. Y también apareció el francés, que durante unos cinco meses tuvo buena parte de mi atención y progresé hasta prácticamente donde quería.
Así, de manera natural, los ánimos seguir luchando por cumplir objetivos (nuevos o preestablecidos) crecieron exponencialmente.

– En el curro todo va más controlado y tranquilo, con lo cual me permite tener energía para el resto

– El gimnasio y el tenis conforman mi actividad física, bien repartidos y distribuidos

– El entrenamiento de ajedrez está dando sus frutos, ahora con la academia, partidas y aperturas.

Llega fin de año y toca descansar y plantear el siguiente año.

6. EL AÑO VENIDERO

El 2023 ha sido, sin duda, el año más caótico, pero a la vez el mejor año de mi vida en cuanto a crecimiento personal. Aunque a veces me vengan a la mente los errores cometidos debido a mi autoexigencia, también debo estar orgulloso de todo lo bien hecho.

Para el 2024, en primer lugar, decidí mudarme con un buen amigo y profe de ajedrez. De ello espero aumentar mi disciplina en varios aspectos, hacerme más organizado y no tener muchos días pasivos.

Y por otro lado, tanto los objetivos ya definidos como otros nuevos ya están planteados como punto de partida:

– El ajedrez recibirá una gran inversión de tiempo y dinero para llegar a Maestro Fide. Se requiere un rating de 2300 puntos de Elo, y escribo esto con una puntuación de 2228.

Es un objetivo muy personal, que debo cumplir sí o sí a lo largo de mi vida. Este año cumple los requisitos para conseguirlo, partiendo de la base que en 2023 he aprendido a estudiar ajedrez.

– Mantener el combo gimnasio-tenis, para progresar física y competitivamente en ambos de manera muy amena.

– Ligado a ello, aprender lo suficiente de cocina para disfrutarlo y poder llevar una alimentación más sana (a lo español).

Llevar mi inglés a la perfección, especialmente la faceta de listening ya que es la que más problemas me ocasiona en mi día a día.

– Ya avanzado el año, espero retomar mi formación profesional para asegurar un futuro parecido a estos años tan productivos.

Veremos cómo se desarrolla, pero el campo de batalla está listo. ¡A por todas!

1 comentario en “Inglaterra, nueva evolución”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *