La batalla con el inglés

Es hora de abordar un tema que la verdad da mucho que hablar. Sin duda, saber inglés hoy en día es algo fundamental. Es el lenguaje del conocimiento, de los negocios, de comunicación internacional, sumado a muchísimo contenido de entretenimiento y también didáctico.

1. ¿Cómo aprendí?

2. ¿Por qué niveles pasé?

3. ¿Cómo conseguí el título?

4. Conclusión

ACTUALIZACIÓN, 12/08/2022

ACTUALIZACIÓN, 25/12/2023

1. ¿CÓMO APRENDÍ?

Nunca tuve problema en aprobarlo en clase, en parte porque algún año asistí a academia para ampliar, y en parte también porque realmente me gustaba. A día de hoy, sin embargo, me arrepiento de haberlo estudiado así. Conseguir un buen nivel de inglés fue una tarea estresante y complicada. En esta entrada me limitaré a describir mi paso por el aprendizaje de la lengua anglosajona, y en la de su compañera germánica filosofaré un poco más y distinguiré ambos recorridos.

A grosso modo, aprendí la gramática y vocabulario ingleses mediante las clases escolares y extraescolares, y a utilizarlo mediante algunos ejercicios interactivos como exposiciones, conversaciones, quedadas, y comunicación en la vida online (obviamente, juegos en línea y mucho contenido relacionado está en inglés). Más tarde, aprendería también practicando para los exámenes.

2. ¿POR QUÉ NIVELES PASÉ?

1. Las primeras clases que recibí en la academia a los 12 años fueron de A2.

2. A los 14 años hubo en mi instituto una convocatoria para el PET (B1 de Cambridge), que aprobé sin demasiada dificultad. Pero acreditar un nivel avanzado supondría un reto muy diferente.

3. Tres años más tarde me apunté a clases para el B2. Aprendíamos nuevas estructuras, phrasal verbs más avanzados, rephrasings…

4. Y al año siguiente me pasaron a clases de nivel C1 para el CAE, ya que los profesores vieron que sería más provechoso y seguramente tangible. Tomando esas clases estuve otro año, hasta que al acabar me presenté al examen.

3. ¿CÓMO CONSEGUÍ EL TÍTULO?

En ese examen me llevé una bonita lección. Sabía que no iba sobrado, pero confiaba en desenvolverme bien a la hora de la verdad. Mal hecho: pasaron factura la falta de preparación y de práctica, y ello se notó sobre todo en el listening, parte a la que llegué muy saturado por haber gastado demasiada energía en las demás skills (el listening era la última prueba del examen).

Así, no llegué a la nota mínima del listening y el examen quedaba automáticamente suspenso. Dejé el estudio del inglés de lado para volver a retomarlo un par de años más tarde, a los 19. Esto no podía quedar así.

Recopilé los fallos del anterior examen: más writings, más lecturas, oído más fino. Y decidí aprovechar ese verano para trabajar en el examen como debe ser, dedicándole alguna hora cada día y apuntándome a un curso intensivo. Evidentemente también había algo de tiempo para echarse una copa, claro, pero había un objetivo ya personal.

De esta manera, realicé el examen ya en Valencia, me quedé muy a gusto con el trabajo hecho, y recibí el aprobado pasada alguna semana. Así, me quité un peso de encima.

4. CONCLUSIÓN

No cabe duda que certificar un conocimiento de este tipo es muy importante, pero aunque gran parte del idioma se retiene, otras habilidades tienen que seguir siendo practicadas. Y la manera más efectiva es incluirlo en la rutina, como leer noticias o ver vídeos y documentales. Todo ello sólo hace de mejorar el día a día al contar con una mayor variedad de fuentes.

Por esta razón animo a todo lector a seguir este método; por experiencia puedo asegurar que es mucho más efectivo, lúdico y sobre todo, sostenible en el tiempo. En el post sobre mi aprendizaje del alemán reflejaré realmente cómo debe ser el enfoque para aprender un idioma, y muy especialmente éste, muy temido pero no tan complicado.

ACTUALIZACIÓN, 12/08/2022

Tarde o temprano, iba a pasar. Los idiomas tienen muchísimas cosas positivas, pero una de las más interesantes es la variedad de maneras mediante las cuales se pueden aprender. E inglés ya ni te digo.

Es imposible abandonar el inglés, sobre todo si gran parte del contenido que se consume en internet no está en el idioma nativo. Pero, en vistas a futuro, decidí dar un paso más allá, casi exclusivamente por el amor a aprender:

– El sinfín de música en inglés. Aprender expresiones, cultura y poder cantarlas en vez de chapurrearlas; una gran inversión. Uno de los descubrimientos es la historia relatada en el rap del gran Eminem en su canción Stan, que invito encarecidamente a explorar.

Documentales y reportajes de todo tipo, o los famosos Ted Talks son herramientas increíbles para matar dos pájaros de un tiro. Cuando te quieres dar cuenta, estás inmerso en el tema y te olvidas de que no está en “cristiano”.

Como highlight, recuerdo haberme cruzado con un vídeo titulado “cómo fueron inventados los números imaginarios”, que relata una historia entre varios matemáticos de muy diversas generaciones. A partir de la búsqueda de soluciones para el problema de las ecuaciones cuadráticas, sucedieron descubrimientos, traiciones, herencias…, que en un punto acabaron en la necesidad de crear un área negativa, y por ende, asumir que un intermediario era imprescindible.

Algunas palabras:
· Stutter: uno de los implicados era tartamudo
· To lure someone: atraer, engañar, poner cebo
· Subtle: Sutil, en referencia a la solución matemática.


-Noticias de actualidad en webs como la BBC o USA today.


– Ensayos científicos de todo tipo en webs de difusión del conocimiento. Por un lado, sciencenews.org con artículos de muy diversos tópicos. Y por otro, howstuffworks.com, sobre explicaciones de gran cantidad de temas de interés, facilitan una dosis clave de aprendizaje diario.

ACTUALIZACIÓN, 25/12/2023

Tras un año viviendo en Inglaterra, uno se da cuenta de primera mano cuánto inglés sabe. En mi caso:
· Hablar genial, aunque a veces me falte alguna palabra
· Escribir genial, los e-mails vuelan
· Leer genial, como si nada
· Escuchar, no. Debe ser el nuevo acento, o que no he visto suficientes películas o series en inglés, no lo sé.

Diría que es la peor disciplina para fallar, ya que la mejor parte de un idioma es comunicarse con otros hablantes en persona. Sin embargo, seguro que en 2024 se solucionará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *